ICONIC

No creo en el vestido de novia como prenda u objeto. Esa es la magia que separa mi mundo del mundo de la moda.

Un vestido de novia es un símbolo que guarda secretos: la identidad y los sueños de la novia que lo viste, el compromiso genuino entre dos personas… es incluso un símbolo que entronca con lo Sagrado, con el Ser. Y como tal debe ser único para cada novia.

Además, para construir un símbolo se necesita un ritual. Acompañar a cada novia en ese precioso ritual que constituye la creación de su vestido es mi oficio. 

De este modo el proceso perdurará en la memoria de cada novia y el vestido  será heredado de generación en generación  para terminar formando parte de su historia y la de su clan.

Esta colección es un compromiso con todas nuestras novias: acompañarlas en ese precioso ritual para construir juntos SU vestido, tan único como ellas.

 -Belén Barbero-